El PP de Sevilla ha advertido este martes de que la “frustración” en que se traduce la malograda red de tranvías metropolitanos, materializada sólo en el de Alcalá de Guadaíra, cuyas obras llevan años paralizadas, provoca que el área metropolitana haya perdido una inversión global cercana a los 447,4 millones de euros, unos 22.350 empleos temporales y mil estables, por lo que reclama que la Junta de Andalucía “grabe a fuego” estos proyectos entre sus objetivos.

En rueda de prensa, el parlamentario autonómico del PP Jaime Raynaud ha evaluado la situación que sufre la “frustrada” red de tranvías metropolitanos de Sevilla, formada por los del Aljarafe, Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, toda vez que sólo el último de ellos vio verdaderamente la luz. En concreto, el tranvía del Aljarafe cuenta sólo con un espacio reservado entre los viales principales que conectan Mairena del Aljarafe con Bormujos, el de Dos Hermanas vio poco más que el comienzo de las obras y el de Alcalá sufrió la paralización de sus obras cuando el grado de ejecución de las mismas alcanzaba el 77 por ciento tras una inversión de unos 76 millones de euros.

Mientras estos proyectos, especialmente el de Alcalá, que requiere unos 80 millones de euros para su conclusión, llevan años sin recibir inyecciones presupuestarias por parte de la Junta de Andalucía, promotora de tales iniciativas, Jaime Raynaud ha explicado qué es lo que el área metropolitana de Sevilla “se ha perdido” por la no ejecución y funcionamiento de estos tranvías que figuraban ya en el Plan de Infraestructuras elaborado en 1997 por la Administración autonómica.

NI INVERSIONES NI EMPLEOS

Raynaud ha detallado que, con los propios datos de la Junta de Andalucía en la mano, los “447,4 millones de euros” no invertidos en la construcción de estas tres líneas de tranvía, especialmente las del Aljarafe y Dos Hermanas que apenas han contado con trabajos, se traducen en la no formalización de unos 22.350 puestos de empleo temporales ligados a la construcción de las plataformas tranviarias y la inexistencia de unos mil empleos estables relacionados con la explotación rutinaria de los tranvías.

Además de este impacto económico, Raynaud explica que una población potencial de más de 350.000 habitantes carece de las ventajas de movilidad de la que disfrutaría en caso de estar en funcionamiento estas tres líneas tranviarias que transportarían unos “13,8 millones de viajeros al año” y, además, aportarían unos “4,6 millones de viajeros” anuales a la línea uno del metro, porque todas las líneas fueron diseñadas para conectar en un punto u otro con el trazado del metropolitano.

Por no hablar del aspecto “social” de esta “frustración”, porque con estas líneas en funcionamiento, por ejemplo, un ciudadano podría viajar de Mairena del Aljarafe a Bormujos en sólo nueve minutos o de Gines al Prado de San Sebastián en 29 minutos. Especialmente hiriente es el caso del tranvía de Alcalá de Guadaíra, cuyo único tramo pendiente de conclusión, ‘Parque Tecnológico-Estación de la UPO’, consta de 4,2 kilómetros de longitud, dos paradas, y sufre un claro abandono, así como robos o actos de vandalismo.

LIMONES SIGUE “MUDO”

Raynaud, en ese sentido, ha llamado a la sociedad alcalareña a “dar un aldabonazo” para forzar a la Junta a reanudar las obras, sobre todo porque el alcalde, el socialista Antonio Gutiérrez Limones, permanece “mudo” y en vez de luchar por la conclusión de las obras, y “encerrándose si es preciso en las instalaciones de la Junta”, no ejerce como “voz firme” ante la parálisis de la Administración autonómica.

Por eso, Jaime Raynaud, ha anunciado una batería de “iniciativas” en el Parlamento andaluz y las “enmiendas” que sean necesarias al próximo anteproyecto de presupuestos generales de la Junta de Andalucía, porque el Gobierno andaluz debe “grabar a fuego entre sus objetivos la inclusión de importantes partidas anuales en sus presupuestos para la red de tranvías, con prioridad para el de Alcalá dado su avanzada construcción”.

A %d blogueros les gusta esto: