El parlamentario andaluz Jaime Raynaud se reúne con vecinos afectados para proponer que cedan parte de sus suelos para dotar la zona del equipamiento necesario

El PP propone una solución a las viviendas ilegales de Carmona

El PP propone una solución a las viviendas ilegales de Carmona

El parlamentario autonómico del PP por Sevilla, Jaime Raynaud, ha pedido una “solución definitiva” a la problemática de las urbanizaciones ilegales en el municipio de Carmona durante una reunión con la Asociación de Urbanizaciones de Carmona (Asocurca), integrada por vecinos afectados por este problema.

Raynaud ha indicado que Carmona “es uno de las localidades más afectadas por la proliferación de urbanizaciones ilegales en su término municipal a tal punto de que éstas, con 12,4 kilómetros cuadrados, ocupan tres veces más que el casco urbano, con sólo 4 kilómetros cuadrados”.

“Sin embargo, las urbanizaciones ilegales tiene una población de 2.916 habitantes frente a los 25.415 del casco, de forma que el 90 por ciento de la población de Carmona ocupa el 25 por ciento de la superficie, y el 10 por ciento de la población el 75 por ciento restante del término municipal”.

Para el parlamentario popular “esta importante desproporción trae consigo una marginalidad de los vecinos de las urbanizaciones ilegales, ya carecen de los servicios más mínimos, como alumbrado, agua potable, redes de alcantarillado y transporte público que comunique esta zona, además de contar con una importante dificultad para acceder a los colegios y los comercios”.

Por todo ello, Raynaud ha defendido “la necesidad de la revisión y adecuación del PGOU de Carmona para dar una solución justa y equilibrada a este problema del municipio y hacerlo, además, sin coste alguno para las arcas públicas”, ya que “no se puede contar con el apoyo de la Junta mientras los socialistas estén al frente, ya que tras el reciente decreto aprobado por el Gobierno andaluz, el PSOE ha hecho recaer toda la responsabilidad únicamente en los ayuntamiento y propietarios”.

Así, ha anunciado que se creará un grupo de trabajo en el que esté integrado el PP, el Ayuntamiento de Carmona y los vecinos afectados para “llegar a una serie de acuerdos que, en primera instancia, pasa por limitar la proliferación de nuevos asentamientos ilegales”.

“A partir de aquí, proponemos que los propietarios cedan parte de los suelos de estas urbanizaciones ilegales para dotar la zona de los equipamientos y sistemas generales de los que carece, asumiéndose por parte de los propietarios las cargas de urbanización y respetando las vías pecuarias y los caudales públicos existentes”.

Raynaud afirma que de esta forma “podría incrementarse la población en casi 12.000 habitantes en la superficie de las urbanizaciones, con el beneficio que ello conllevaría al municipio de Carmona y a todos los vecinos”.

A %d blogueros les gusta esto: