• “Es una vergüenza que a los niños se les agrupe en lotes y se subasten a la mejor oferta económica”, dice Alicia Martínez

20161220-centros-menoresLa parlamentaria popular por Sevilla Alicia Martínez ha avisado este martes de que la nueva contratación del servicio de acogimiento residencial de menores declarados en desamparo ha estado regida por un criterio meramente “económico” y no según la trayectoria y tratamiento de los centros que pujaban, alertando además de que la Junta de Andalucía adeuda unos 2,5 millones de euros a los centros sevillanos que prestan estos servicios.

En rueda de prensa, Alicia Martínez ha alertado de la situación que afronta el servicio de acogimiento residencial de menores declarados en desamparo y sus diferentes programas, con 297 niños en la provincia de Sevilla, después de que el pasado mes de julio la Junta licitase los contratos referentes a tales servicios, mediante un procedimiento en el que “sólo primaba la proposición económica”, en detrimento de “la trayectoria de los centros que venían prestado estos servicios”.

“Es una vergüenza que a los niños se les agrupe en lotes y se subasten a la mejor oferta económica”, ha criticado la parlamentaria popular, exponiendo por ejemplo que el centro de acogida de menores Santa Ana de Dos Hemanas, con 12 menores acogidos hasta ahora, “se ha quedado fuera” de estos contratos “tras 25 años atendiendo a estos niños”.

“Resulta que (el contrato) se lo adjudican a otra empresa”, ha lamentado avisando de que se trata de “adjudicaciones por motivos económicos” como si los niños fuesen “mercancías”. “Sólo ha primado el criterio económico” en la contratación de los nuevos servicios de acogimiento residencial de menores declarados en desamparo, ha enfatizado Alicia Martínez.

MENOS PLAZAS

Además, ha avisado de que la implantación de este criterio “económico” en estas contrataciones llega después de que en 2012, la Junta de Andalucía recortase “290” plazas en toda Andalucía el número de plazas para acogimiento residencial de menores en desamparo y redujese de 80 a 60 euros el precio de la asistencia por hora y menor.

Es más, ha alertado de que en su conjunto, la Administración andaluza adeuda unos “2,5 millones de euros” a los centros que prestan estos servicios, porque “llevan seis meses sin cobrar”. El centro Santa Ana de Dos Hermanas, según avisa, espera aún el cobro de unos 85.000 euros por servicios prestados pero no pagados hasta el momento. “Tienen que pagar inmediatamente”, ha dicho.

En paralelo, ha alertado de que aunque la Junta alegue que estas políticas estén siendo reconducidas en favor de las fórmulas de “acogimiento familiar”, media un “gran nivel de fracaso” de este método, porque “no hay tantas familias que quieran acoger a estos menores”.