El PP de Sevilla ha defendido que la puesta en marcha de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local supone “garantizar” el futuro de las administraciones en la provincia de Sevilla.

Así lo han trasladado los populares sevillanos en la reunión de su Consejo Territorial de Portavoces y Alcaldes en la que han participado el vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, y el secretario ejecutivo de Política Autonómica y Local del PP, Juan José Matarí.

En este marco, el vicesecretario nacional Javier Arenas ha ofrecido “consenso” al PSOE para “desarrollar la reforma local”, porque esta reforma “garantiza austeridad, mejor gestión y calidad en los servicios públicos”. Asimismo, el popular ha considerado “absurdo” que el PSOE haya abandonado la FEMP y espera “su reincorporación”.

Arenas ha indicado también que en estos momentos “la inmensa mayoría de los ayuntamientos españoles están en superávit”, al tiempo que ha recordado que todas las administraciones tienen que aplicar la Ley de Estabilidad, es decir, “no gastar más de lo que se ingresa”.

Por su parte, el presidente del PP de Sevilla, Juan Bueno, ha explicado que la reforma local “era una necesidad urgente para un país donde sus administraciones públicas se habían quedado obsoletas para estos tiempos” y que “viene a corregir las malas prácticas que se han dado, como las duplicidades, las competencias impropias, las estructuras sobredimensionadas y la falta de controles”.

“Con la eliminación de las competencias impropias, los ayuntamientos sevillanos podrían destinar los 90 millones de euros que le debe la Junta a los problemas más cercanos de sus vecinos, algo que no ha venido ocurriendo al tener que asumir los municipios los servicios y los costes que corresponden al Gobierno andaluz”.

Asimismo, la reforma local “va a terminar con la impunidad y los abusos políticos al frente de las instituciones públicas, garantizando los controles de legalidad y eliminando los desvíos de fondos y, por tanto, la consecuente corrupción política de la que el PSOE sevillano es el mejor ejemplo, con 13 condenados y 43 imputados en la provincia sólo en los últimos tres años”.

Bueno ha aclarado que “esta reforma no elimina consorcios y mancomunidades, sino que acaba con los chiringuitos en los que muchos entes públicos se han convertido, haciendo que en todo momento se cumpla la legalidad”.

“Además, durante años hemos sufrido las consecuencias de cómo ayuntamientos socialistas creaban empresas municipales para desviar dinero municipal y sacarlos del control público, lo que ha provocado en nuestra provincia que en Utrera tengamos a Produsa con trabajadores sin cobrar más de dos millones, Idelpa en Los Palacios con 20 millones de deuda, Diprasa en Guillena con otra de 18 millones y Burguillos Natural con una deuda superior a los 30 millones de euros”.

“La reforma local el quita al PSOE de Sevilla su modo de vida, porque con ella se pone fin al despilfarro, al oscurantismo y al uso partidista de las administraciones públicas, para que éstas vuelvan a ser lo que deben ser y estar al servicio de los sevillanos”.

A %d blogueros les gusta esto: