El Portavoz del Grupo Popular, Beltrán Pérez, ha explicado que “a cambio de permitir la aprobación del Presupuesto, hemos exigido al Alcalde, entre otras medidas, la bajada del IBI y del Impuesto de Construcciones, bajadas que se notarán en 2019”

El portavoz del Grupo Popular y candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla, Beltrán Pérez, ha defendido hoy su modelo fiscal basado en bajada de impuestos a los vecinos, comercios, obras y construcciones. Según el Portavoz  del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, “el PP ha mostrado su voto contrario al dictamen del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS) porque el informe manifestaba su rechazo a la bajada de impuestos, un descenso que consideramos necesario para hacer de Sevilla un Ciudad atractiva para vivir, trabajar e invertir”.

“Es hora de que los sevillanos paguen menos impuestos, tras la gran subida que el Alcalde del PSOE acometió en 2016 nada más llegar a la Alcaldía. Por eso, hemos planteado un modelo fiscal diferente, menos duro, y exigiendo al Alcalde medidas que beneficien a las familias, las empresas, el comercio, que fomenten el emprendimiento, que ayuden a los sectores más necesitados y, en definitiva, que lleven a Sevilla a ser una Ciudad de oportunidades  para el desarrollo económico y humano”, ha detallado Pérez.

En este sentido, según el Portavoz Popular, “el PP permitió la aprobación del presupuesto de 2018 para que no se paralizaran las inversiones en la ciudad, a cambio de una importante rebaja del IBI y del ICIO para 2019 que supondrá que más de seis millones de euros se queden en los bolsillos de los ciudadanos, además de otras medidas fiscales, que supondrán menos carga impositiva para familias, empresas, comercios, obras. Una bajada por tanto que será posible en 2019 gracias al Partido Popular”.

Beltrán Pérez argumenta que “los impuestos en Sevilla tienen que seguir bajando y que, a la vez, es necesario un cambio en la gestión económica del Ayuntamiento, pues se sigue pagando a los proveedores fuera de plazo, los créditos que se consignan año tras año para inversiones no se ejecutan, perdiéndose todos los años la posibilidad de invertir  más de cien millones de euros, el superávit no se destina a inversiones sino a pagar deuda con los bancos, con los que se siguen concertando préstamos cada año que luego no se gastan mientras el Alcalde socialista pretende mantener sus subidas fiscales, contra las que el Partido Popular está y estará en contra, en base a una alternativa de gobierno que busque el crecimiento económico y el desarrollo humano”.

A %d blogueros les gusta esto: