• El grupo popular lamenta que “a pesar de este riesgo real para los peatones, el gobierno municipal lleva dos años sin cumplir con un prometido plan que reclamó el PP para la instalación de estos reductores en 40 calles del muncipio”
• Representantes del PP han comprobado como en calles como Malasmañanas o Méndez Núñez la elevada velocidad de los coches supone un riesgo sobre todo para los peatones

El PP de Alcalá de Guadaíra ha vuelto a reclamar la instalación urgente de reductores de velocidad en las calles del municipio ante el grave riesgo de accidentes de tráfico como consecuencia de la elevada velocidad en la que circulan muchos coches y después de que el gobierno municipal lleva ya dos años sin cumplir con un prometido plan para la colocación de estos reductores en 40 calles del municipio y que fue reclamado por el PP”.

El grupo popular en el Ayuntmaiento de Alcalá de Guadaíra considera necesario “tomar medidas de forma inmediata a favor de la seguridad vial en la localidad puesto que, además de las denuncias de los propios vecinos, los concejales del PP hemos podido comprobar que hay muchas calles en las que la velocidad de los coches es excesiva, por lo que se hace imprescindible la instalación de reductores de velocidad para garantizar la seguridad”.

A largo de las últimas visitas realizadas por los responsables del PP han comprobado la situación de calles como Malasmañanas, Jorge Guillén o Méndez Núñez, “donde los coches no respetan los límites de velocidad y pasan muy rápido, incluso por los pasos de peatones. Esta situación no es exclusiva de estas vías, sino que se repite en otras calles de la localidad con el consiguiente riesgo para peatones y para los propios conductores, ya que se incrementa el riesgo de accidentes”.

Para el grupo popular “la solución estaría en la instalación de reductores de velocidad, una medida que ya aplican muchas localidades del entorno y respecto a la que, como en muchas otras cuestiones, Alcalá va a la cola”.

“El PP de Alcalá ha solicitado la instalación de estos reductores en numerosas ocasiones al gobierno municipal desde el año 2016. El Gobierno municipal manifestó entonces que estaba elaborando un plan para su colocación en 40 calles, pero desde entonces no han hecho nada”.

“Ni siquiera hemos conseguido, tras varias preguntas en comisión de control, que nos digan cuáles son las calles en las que se colocarán. Es la forma habitual de actuar del gobierno socialista de Alcalá, todo son planes, proyectos e intenciones, pero nada se lleva a la práctica, en una dejación de funciones que abarca tanto las grandes cuestiones como el día a día del funcionamiento de la ciudad”.

“Desde el Partido Popular reclamamos una vez más que se tomen medidas para reducir la peligrosidad de la circulación en las calles de Alcalá con la colocación de reductores de velocidad y que no haya que esperar a que se produzca un accidente para tomar una medida que beneficia a todos los alcalareños”.