Los parlamentarios del PP por Sevilla Rafael Salas y Patricia del Pozo han avisado este martes de que la provincia afronta el verano con aproximadamente el 56 por ciento de sus quirófanos cerrados, así como con la clausura de cerca de 400 consultas hospitalarias y del 23 por ciento de las camas de hospital.

   Los diputados autonómicos del PP han expuesto que el Plan Verano, que ordena el dispositivo de atención sanitaria en Andalucía durante el periodo estival, contempla para la provincia de Sevilla el cierre de una media del “56 por ciento” de los quirófanos, así como la “desaparición” de más de 400 consultas hospitalarias durante la época estival.

   En la misma línea, han dicho que “más del 23 por ciento” de las camas de hospital de la provincia serán cerradas este verano y que los centros de salud y hospitales funcionarán con sólo un tres por ciento de las sustituciones que se planteen. Este extremo, según han dicho, motiva que unos 87 centros de salud de la provincia no abran por las tardes este verano.

   Todo ello, según han dicho, por la “pésima” gestión socialista de las competencias de salud, porque el PP comprende las “dificultades financieras” de la Administración autonómica, pero reclama que la sanidad sea un aspecto “prioritario”. “La sanidad pública está en riesgo en Sevilla, han dicho. El PP, a tal efecto, elevará al Parlamento andaluz, “una batería” de preguntas y propuestas sobre los centros hospitalarios y centros de salud aún pendientes de entrar en servicios, así como sobre las sustituciones y vacantes del personal sanitario.