IMG_0673 copia   La secretaria general del PP de Sevilla, Virgina Pérez, el senador por la provincia José Luis Sanz y el parlamentario Jaime Raynaud han acudido este lunes Los Palacios y Villafranca, entrono del Cortijo de Los Frailes, donde ha recalcado el compromiso de su partido con el desdoble de la N-IV, cuya adjudicación se realizará entre septiembre y octubre para que las obras puedan iniciarse antes de que finalice 2015.

   En este marco, Pérez ha destacado el “importante” compromiso del PP para que se haga este desdoble “tan reclamado y necesitado por los vecinos”, asegurando que se están dando los pasos necesarios desde que Mariano Rajoy se convirtió en presidente del Gobierno para la realización de unas obras que “pronto serán una realidad”.

   Al hilo de esto, Raynaud ha lamentado que actualmente la zona sea conocida “tristemente por el número de accidentes fatídicos que se han producido” y ha puesto en valor el desdoble de la N-IV entre los municipios sevillanos de Dos Hermanas y Los Palacios, con una inversión de 66,5 millones.

   Así, recuerda que el día 13 de julio se cerró el plazo de presentación de ofertas y señala que la adjudicación se realizará en otoño, “previsiblemente en septiembre u octubre”, con el objetivo de impulsar “una obra clave que acerca Los Palacios al área metropolitana de Sevilla, teniendo una comunicación fluida y rápida”. Sin embargo, deja claro que lo más importante es la seguridad y que esta carretera deje de ser conocida por los accidentes que se producen en ella y por su peligrosidad.

   Raynaud indica que se realizará un desdoble completo de dos viarios en cada sentido de 3,5 metros de ancho por carril, con mediana de metro y medio y dos arcenes de 2,5 metros. Además, habrá dos pasos superiores, uno cercano a Dos Hermanas, en la conexión con la antigua N-IV, y otro en el acceso a Los Palacios. Las obras durarán unos 36 meses.

   “Para el conjunto de vecinos del Bajo Guadalquivir tendrá una mejora considerable, evitando el riesgo del intensísimo tránsito de camiones, lo que se suma a la rebaja del peaje para los camiones en la AP-4 del 50 por ciento”, añade.

   Preguntado por el informe de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) al respecto, explica que se trata de unas observaciones y medidas, que serán tenidas en cuenta y que eran “subsanables absolutamente” en el transcurso de la redacción del proyecto, por lo que “no supondrá retrasos”. Añade que son cuestiones “puramente técnicas”, como la altura del gálibo para permitir el paso de determinados vehículos agrícolas y auxiliares. “Las obras empezarán, sin duda, antes de que termine el año”, concluye.