El presidente del PP, Pablo Casado, ha asegurado este viernes que las elecciones andaluzas son “clave” al ser el “primer paso” para “echar a Pedro Sánchez de la Moncloa”, dado que, a su juicio, si Susana Díaz no puede gobernar en Andalucía al jefe del Ejecutivo le quedan “dos telediarios”. Además, ha apelado al voto de aquellos andaluces que dejaron de apoyar al PP en el pasado y ha prometido no “defraudarles”, en un momento en que el escenario está “muy abierto”.

En una entrevista en Cope, asado ha afirmado que se presentó a la Presidencia del PP para “cambiar las cosas” y ha añadido que lo que quiere es “ganar siempre”, sin entrar en “baremos” acerca de si le conviene o no en este momento implicarse mucho o poco en la campaña andaluza.

“Lo que me viene bien es ganar elecciones, llevar el partido a la calle, tensionarlo, bajar al ruedo, torear, acercarme al toro y en este caso dando un mensaje que es necesario en Andalucía: yo no estoy prometiendo cosas que no hayamos hecho donde hemos gobernado y no estoy ofreciendo un proyecto que no se haya ensayado ya en España”, ha señalado.

Casado ha subrayado que el PP es la “casa común” del centro derecha y ha pedido el voto también a aquellos que dejaron de apoyar a su formación política en pasados comicios. “Incluso aquellos que han dejado de confiar en nosotros les digo que no vamos a defraudarles. Aquellos que nos echaron en cara hacer lo urgente en vez de lo importante y han optado por otras opciones políticas pensando que éste ya no era su partido, hemos vuelto para servir a España y hacer esa agenda reformista y sin complejos que defendí en el congreso nacional del PP”, ha proclamado.

Por eso, ha insistido en que estas elecciones son “clave también como el primer paso para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa”. “Me implico tanto porque merece la pena cambiar Andalucía pero también porque Andalucía es tan importante, que si Susana Díaz tiene que dejar el Palacio de San Telmo, a Pedro Sánchez le quedan dos telediarios en la Moncloa”, ha asegurado, para añadir que en esa situación sería “insostenible” que el jefe del Ejecutivo siguiera gobernando con 84 escaños y con su autonomía “más importante en manos del PP”.

Dicho esto, el líder del PP ha pedido que “nadie se quede en casa” el 2 de diciembre porque “los restos van a dar muchos escaños” y, de esa forma, pueden “conseguir el cambio” al frente de la Junta de Andalucía. Según ha explicado, los votos que no van a un escaño y se pierden, “benefician a la lista más votada y acaban en el embudo de Susana Díaz”. “Por unas décimas de voto, los últimos escaños que se conceden en cada provincia pueden dar un cambio o continuidad”, ha indicado.

Una vez más, ha reiterado que ha hecho una campaña en “clave nacional” porque cree que el proyecto de futuro de Andalucía es “imprescindible para España”. A su entender, no pueden dejar de votar en un momento en que “algunos quieren romper” la nación y “acabar” con la Constitución. “Creo que el 2 de diciembre podemos hacer historia, pero no solo en esa tierra sino en todo el país”, ha abundado.

Casado ha criticado duramente que el expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán se negara a declarar este jueves ante la Comisión de investigación de la financiación de los partidos políticos en el Senado, sobre todo después de que le pusieran “un audio de un miembro de su Gobierno dando 900.000 euros a una escuela de formación culinaria” en la que se decía, ha proseguido, que ya le dirían donde tenía que meter “la mitad de ese dinero”.

“Y no dijo nada”, ha censurado Casado, para recordar otros episodios de corrupción como el relativo al director de Trabajo y su chófer que compraba “25.000 euros de cocaína al mes”. Entonces, ha recordado que la consejera de Presidencia era Susana Díaz y “todo pasaba por su mesa”. “¿Qué tiene qué decir Susana Díaz? Si no se enteraba, malo porque si no lo hacía como consejera cómo pretende gobernar Andalucía como presidenta; y si se enteraba está mintiendo y lo está ocultando”, ha apostillado.

En este punto, ha denunciado los casos de corrupción que han afectado al PSOE andaluz, en especial los ERE, los cursos de formación o las “tarjetas ‘black para ir de puticlubs”, con “900 millones de euros defraudados”. A su entender, el PP tiene que “abrir puertas y ventanas de San Telmo”, saber qué es lo que ha pasado y acabar con las noticias “negativas” que “abochornan a los andaluces” que son gente “humilde, honesta y trabajadora” como el resto de los españoles.

Tras subrayar que ha pasado 25 días en Andalucía desde que es presidente del PP en julio y recorrido más de 20.000 kilómetros, ha señalado que están ante una “oportunidad histórica” para que después de 40 años de gobierno socialista esta comunidad “asome al mundo”. Se trata, ha proseguido, de recuperar la Andalucía de los andaluces con “menos clientelismo y menos administración pública”.

Al ser preguntado qué diría a los andaluces para convencerles de que voten al PP, Casado ha indicado que les diría que siguen “siendo los mismos” y ha recordado que el PP ha gobernado las ocho capitales de provincia y en casi todas las grandes ciudades andaluzas, por lo que “no es nuevo” en esta tierra porque cuanto ha gobernado “lo ha hecho bien”. Eso sí, ha dicho que esta comunidad “merece que haya un buen gobierno” y que baje impuestos, como el de sucesiones.

Tras pedir de nuevo elecciones generales en España, Casado ha señalado que Pablo Iglesias ya está “calentando en la banda” y los independentistas han “escupido” a un ministro, mientras que sus socios del País Vasco piden la competencia de prisiones. “Mejor que convoque elecciones porque mal vamos”, ha afirmado, para concluir que el Gobierno socialista “empezó siendo Frankenstein y se ha convertido en un Gobierno zombi”.

A %d blogueros les gusta esto: