En 1978, un grupo de hombres y mujeres apostaron por la concordia. Hombres de diferente procedencia e ideología, que supieron dejar a un lado lo que les separaba para dotar a España de un marco democrático y moderno que fuera la base de su progreso futuro. 40 años después, la Constitución sigue siendo el mejor marco posible para garantizar nuestros derechos y libertades, nuestro progreso y bienestar.

En este 40 aniversario, queremos en primer lugar rendir homenaje a las generaciones pasadas, las de nuestros padres y abuelos, que con el liderazgo de figuras políticas como Adolfo Suárez y de los padres de la Constitución, entre ellos nuestro presidente fundador, Manuel Fraga, y el papel fundamental del rey Juan Carlos I, respondieron con generosidad y acierto a la demanda de democracia que los españoles habían expresado con claridad. Frente a los que reclaman una ruptura generacional, desde Nuevas Generaciones apostamos por el diálogo entre generaciones y ponemos en valor este legado.

Queremos, en segundo lugar, rendir homenaje a los españoles, que dentro del marco constitucional por el que apostaron de forma
abrumadora han permitido que nuestro país disfrute del mayor periodo de progreso y bienestar de su historia. En estos 40 años, el nivel
económico, educativo, los servicios sociales, los avances en infraestructuras o la incorporación a la Unión Europea, han sido logros
colectivos por los que España ha sido admirada en todo el mundo.

Pero no todo ha sido fácil: en la consolidación de nuestra democracia hemos tenido que afrontar peligros, y queremos señalar especialmente la lucha de la sociedad española contra el terrorismo etarra, y rendir también homenaje a las víctimas del terrorismo, que como nuestro presidente de honor, Miguel Ángel Blanco, dieron su vida por la democracia y la libertad. Les derrotamos, aunque hoy seguimos viendo actitudes violentas, como la agresión en la UPV, que condenamos. Siempre combatiremos la violencia, y defenderemos la libertad de pensar y expresarse.

En tercer lugar, queremos como generación que nació en democracia, reivindicar la vigencia de la Constitución y los valores que representa. Somos la generación que nació y creció en democracia, y ello nos permite vivir en libertad y elegir nuestro propio destino, y es algo que no debemos dar por asumido sino que tenemos que defender y agradecer día a día.

Nuestra generación renueva hoy el pacto constitucional, y los valores que ello supuso y que son hoy más necesarios que nunca:

Frente a los que quieren enfrentar a unos españoles con otros, concordia.
Frente a los que quieren dividir nuestro país, unidad y Estado de Derecho.
Frente a los que ponen en cuestión nuestro sistema democrático, defensa de la libertad y de nuestros derechos fundamentales.
Juntos, con ambición, trabajemos por seguir haciendo mejor la vida de los españoles, para que las futuras generaciones puedan seguir celebrando nuestro proyecto común.

¡Viva la Constitución! ¡Viva España!

A %d blogueros les gusta esto: