Alicia Martínez

Alicia Martínez

La parlamentaria autonómica del PP de Sevilla Alicia Martínez ha considerado este miércoles “lamentable” que el conjunto arqueológico de Itálica, enclavado en Santiponce y donde descansan las ruinas de la antigua ciudad romana cuna de los emperadores Trajano y Adriano, haya limitado las visitas a la zona del anfiteatro, criticando “la indolencia” del Gobierno socialista de la Junta de Andalucía en materia de divulgación y promoción del patrimonio histórico.

Alicia Martínez ha criticado el “incumplimiento del régimen de visitas” estipulado para el conjunto arqueológico de Itálica, sobre todo cuando para el recinto, marcado en los últimos tiempos por las incidencias derivadas de la “falta de personal”, pesa un proyecto de candidatura a la lista del patrimonio mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco). “Es lamentable que suceda esto en un espacio declarado bien de interés cultural y con su régimen de visitas”, ha enfatizado.

A colación, ha expuesto que el Grupo popular del Parlamento andaluz promueve en la comisión de Cultura una proposición no de Ley (PNL), reclamando a la Junta de Andalucía que regule específicamente “el derecho de acceso libre y gratuito a los monumentos de Andalucía declarados bien de interés cultural”, un aspecto recogido en la Ley de 2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía, pero desde entonces pendiente de “un decreto” que reglamente específicamente las condiciones de acceso.

A tal efecto, ha señalado que incluso la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, merced a una queja de oficio, ha reclamado a la Junta de Andalucía la aprobación del “reglamento de desarrollo” del mencionado aspecto de la Ley 2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía, así como “un plan específico con medidas de comprobación y control del régimen de cumplimiento del derecho de visita reconocido a los BIC”, según dicha resolución, recogida por Europa Press. “Llevan diez años sin desarrollar esa reglamentación”, ha lamentado.

En ese sentido, Alicia Martínez ha reclamado de nuevo que la Junta de Andalucía “abra al público el ingente patrimonio histórico que tiene cerrado a cal y canto”, pues según la dirigente popular, espacios y monumentos declarados como bien de interés cultural, como el palacio y los jardines de San Telmo, la Casa Rosa y sus jardines, el palacio de Altamira, la Casa de la Contratación o la Casa Murillo, por ejemplo, no son accesibles para el gran público.

Especialmente, ha señalado el palacio y los jardines de San Telmo, sede de la Presidencia del Gobierno andaluz, porque “están cerrados” al público en general y “sólo se puede acceder a ellos solicitándolo por correo” electrónico.