Virginia Pérez

El Grupo popular de la Diputación de Sevilla propondrá al resto de fuerzas políticas la creación de una comisión al objeto de revisar la continuidad o no de la participación del ente en diversos consorcios y sociedades. Y es que la disolución del “innecesario chiringuito” del Consorcio de Vivienda para los Vecinos del Área de Sevilla, según el PP, cuestiona directamente el papel de este tipo de organismos.

La diputada provincial Virginia Pérez ha señalado este viernes la decisión de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, la Diputación de Sevilla y los ayuntamientos del Consorcio de Vivienda para los Vecinos del Área de Sevilla, de disolver dicha entidad. El convenio para la constitución de este consorcio, como se ha informado, fue ratificado por la Junta de Andalucía, la Diputación y 27 ayuntamientos sevillanos el día 29 de enero de 2007.

LA “BROMA” DEL CONSORCIO DE VIVIENDA
Pérez ha avisado de que este consorcio es disuelto tras haber supuesto un desembolso aproximado de 1,5 millones de euros para las arcas públicas, lo que se tradujo en más 1,1 millones de euros en concepto de gastos de personal, pero “ni una sola inversión”. Tal extremo, según ha dicho, prueba que esta institución no era otra cosa que “un chiringuito completamente innecesario” cuya “broma” ha costeado el erario público. Pérez ha recordado que el “objetivo” de esta institución era la “creación de 12.510 viviendas protegidas” en los municipios adheridos a la entidad, pero a día de hoy “de esas viviendas protegidas no existe ninguna”.

El PP ya avisó de que estaban creando un chiringuito completamente innecesario”, ha dicho la diputada popular, quien ha avisado además que otros consorcios participados por la Diputación de Sevilla incurren en “circunstancias similares”, como es el caso de los consorcios provincial del Agua y del Huéznar. En el caso del Consorcio Provincial del Agua, ha alertado de que pese a que en los tres últimos años ha supuesto un desembolso de 2,1 millones de euros para las administraciones públicas “desconocemos a qué se dedica”, pues sus inversiones se reducen a 11.010 euros mientras los gastos de personal rondarían los 1,6 millones de euros.

Por eso, el PP propondrá al resto de fuerzas políticas de la Diputación la creación de una comisión al objeto de revisar la continuidad o no de la participación de la institución en este tipo de consorcios.