20170803 guarderiasEl vicesecretario de Sociedad del Bienestar del PP de Sevilla, José Luis García, ha lamentado este jueves que el nuevo decreto de la educación infantil, relativo a menores de cero a tres años, supondrá un “tijeretazo” en cuestión de bonificaciones a unas 30.000 familias sevillanas.

En rueda de prensa, García ha indicado que finalmente “pese a las alegaciones y quejas no atendidas de los profesionales y dueños de las guarderías”, la Junta ha aprobado el pasado 28 de marzo un nuevo decreto abriendo “un nuevo marco” en el que las guardarías conveniadas “no saben cuantas plazas reservar para el curso venidero y si esas plazas iban a ser bonificadas o no”.

Ante esta situación, el dirigente popular ha recalcado que desde las plataformas de guarderías y centros de Educación Infantil “han llamado muchas veces a las delegaciones territoriales para conocer datos del curso 2017/18 pero han obtenido una callada por respuesta”.

En este sentido, García ha apuntado que “no ha habido consenso, ni dialogo, ni oportunidad de participar en el nuevo modelo de educación infantil en Andalucía por parte de quien conoce a la perfección la Educación Infantil, que son los profesionales y profesores de esta rama educativa”.

“La Consejería de Educación sólo se ha reunido con la patronal y los sindicatos, y no ha convocado el órgano que debe regular este ámbito educativo en Andalucía que es la Mesa de Educación Infantil por lo que desde el PP se pedirá en el Parlamento Andaluz que se convoque la referida mesa y que en ella estén los profesionales”, ha abundado el portavoz popular.

“MÁS PLAZAS A COSTA DE LA CONCILIACIÓN FAMILIAR”

García ha señalado que para el nuevo curso educativo habrá más plazas en Educación Infantil, si bien ha indicado que éstas “serán a costa de que no se subvencionen la mayoría, lo que supondrán un mayor desembolso de los sevillanos y una traba para la conciliación familiar”.

En este aspecto, el popular ha reseñado que los profesionales vienen denunciando que desde 2009 “no se ha actualizado” en función del Índice de Precios de Consumo (IPC), las plazas bonificadas –con un máximo de 267,83 euros y un mínimo de 167 euros–, “pese a que el nivel de vida se haya encarecido a causa de la crisis”.

Esta situación, viene a ser agravada, en palabras de García, “por este nuevo decreto que supone un tijeretazo a los derechos de los andaluces” y que refleja que ni la consejera de Educación, Sonia Gaya, o la presidente de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, “no ven que esta educación de cero a tres años es vital, pues es cuando se detectan muchas de las patologías de diversa índole, psicológica, motora o psicomotriz en los niños”.

Así, el popular ha censurado que el precio máximo con el nuevo decreto “se estima que baje un 15 por ciento algo que puede provocar una guerra de precios entre la guarderías con los consiguientes despidos masivos y mala calidad en los servicios de guardería”.

Por ello, desde el PP se pide “un precio único” para todas las guarderías. “Un precio que debe estar bonificado al completo por la Junta, y que no pueda modificarse por las guarderías que se adhieran para no generar diferencias, y que se dé la situación de que haya guarderías vacías mientras otras están desbordadas y no puedan atender a todos los niños”, ha abundado García.

“Se puede dar la situación de que un niño cambie de guardería por traslado laboral de los padres, y esto puede acarrear hasta 100 euros de diferencia a la familia por la incapacidad de la Junta de no fijar un precio único”, ha apostillado.

“DIFERENCIAR NIÑOS Y CENTROS”

Asimismo, el vicesecretario ha criticado que con el nuevo decreto suponga “una diferenciación” entre niños y centros. De esta manera, ha lamentado que si un niño se matricula una vez comenzado el curso, éste no tendrá derecho de las subvenciones públicas a Educación Infantil “al no haberlo en el periodo que marca la Junta, del 10 al 26 de mayo”.

Igualmente, ha afeado al Gobierno andaluz el hecho de que un niño que se matricule en un centro de la Junta tiene a su disposición “las ayudas continuamente”, mientras que otro que lo haga en otro tipo de centro “sólo disponga de las ayudas si las pide en el periodo establecido”.

AUMENTO DE TRAMOS DE BONIFICACIÓN

García, además, ha reseñado que el año pasado una familia monofilial que ganaba 1.000 euros o menos, “antes pagaban 69 euros aproximadamente en base a la diferencia del coste de la guardería y lo que subvencionaba la Junta” y que con el nuevo decreto, “esa familia del mismo tipo pagará entre 80 y 139 euros, casi el 30 por ciento más”.

El dirigente popular ha subrayado que antes había cuatro tramos de bonificación –de 100, 80, 50 y diez por ciento– según la renta familiar, “pero ahora con este decreto habrá hasta nueve tramos”. “De hecho, a las familias no se les aclara a la hora de matricularse el tramo que se le atribuye hasta que salga la resolución en el mes septiembre, por lo que a lo mejor a un padre le compensa tener a su hijo matriculado y anula esa plaza, lo que además de la perdida de esa plaza, supone perder puestos de trabajo”, ha continuado.

El mayor número de tramos va a suponer, tal y como ha avanzado García, que si el año pasado una familia con una renta ‘per cápita’ entre 3.727,57 y 7.455,14 euros estaba bonificada al 75 por ciento y sólo tenía que pagar por la plaza 69,72 euros, “para este curso hay tramos del 50, 60, 70 y 80 por ciento, por lo que los padres, salvo los que se sitúen en el tramo del 50 por ciento –coste de la plaza 55,77 euros–, pagarán mucho más por la plaza, llegando incluso hasta los 139,44 euros”.

En suma, García ha indicado que con este decreto más de 30.000 familias sevillanas “no cobrarán al completo las bonificaciones que antes si cobraban, llegando el caso que las familias que cobran 1.000 euros o menos recibirán un 25 por ciento menos de bonificación”.

“En cuanto a las guarderías, son 600 las afectadas en la provincia por este nueva legislación, de las que las pequeñas guarderías están siendo las más machacadas, teniendo los empresarios, en su mayoría mujeres, que despedir entre el 15 y el 20 por ciento de su plantilla al no saber cuántos niños se van a matricular, cuáles están bonificados, y cuántos se quedan o se van tras conocer su bonificación”, ha concluido el popular.

A %d blogueros les gusta esto: